Las especias que despiertan pasiones

Es el momento de hablar del amor y la pasión, en este íntimo y cálido rincón lleno de esencias que nos embriagan el alma, nos roban el aliento, llegan a transportarnos a lugares insospechados, a sentir emociones y vivir sensaciones tan intensas que no podemos contener. Sí, ha llegado el momento de hablar del poder mágico que tienen las hierbas y las especias sobre nosotros, el cual las ha convertido en las artífices de perdiciones desenfrenadas a la hora de comer y amar.

Y es que las hierbas y especias aromáticas llevan por sí mismas una carga erótica, emotiva y estimulante que las hace únicas. Estas hadas de la cocina son esencia de lujuria concentrada, desde la más diminuta semilla o la más sublime flor hasta el fruto más jugoso y excelso. La estimulación que generan puede ser tan diversa como infinitas son sus esencias

Desde tiempos remotos han sido conocidas, seleccionadas y preferidas por cualidades organolépticas y propiedades medicinales tan particulares, que las han hecho especiales a lo largo de la historia, incluso  me atrevería a decir que lo seguirán siendo hasta el final de los tiempos.

Aún cuando en la antigüedad no se tenían pruebas científicas que avalaran el poder afrodisíaco que tienen algunas hierbas y especias, las experiencias en las preparaciones de brebajes, “filtros amorosos” y esencias para perfumar y untar, las historias relatadas de boca en boca y el valor tanto culinario como comercial que tenían muchas de ellas, hizo que algunas se fueran popularizando y generando curiosidad en quienes las empleaban en las artes del deseo.

Algunos ejemplos de estas son:

La albahaca, hierba embriagante que nos llena de pasión y aumenta nuestra fecundidad.

EL laurel, hojas recias que coronaban a los héroes romanos para dejar clara su virilidad.

La perfumada lavanda, afrodisíaco predilecto para acompañar a los amantes en la cama, escondida muy discretamente debajo de la almohada.

Las hojas frescas de la menta que Shakespeare suponía eran estimulantes poéticos de los caballeros de mediana edad.

Las doradas y encendidas hebras del azafrán que aumentan el deseo sexual, estimulan el útero y la circulación sanguínea…se enlazan con las fibras de tu corazón y te roban un suspiro…

El intenso fenogreco, que enciende bajas pasiones y provoca sueños sensuales.

Los diminutos frutos del anís, que en el Medio Oriente incitan al amor de los recién casados y podría curar la impotencia.

El cardamomo, símbolo de genitales femeninos (del yoni) en algunos ritos tántricos.

La dulce y penetrante vainilla, afrodisíaco excelente que aumenta nuestra libido y nos libra de la depresión o la melancolía.

Y la dulce y cálida canela, estimulante sexual amada en las comidas y en los aceites para masajear nuestros cuerpos.

Y esto solo por nombrar unas pocas hierbas y especias, dentro de los miles de afrodisíacos que la naturaleza puso a nuestra disposición para amar y suspirar…

Si bien es cierto que en la actualidad existen estudios científicos que indican que algunas de estas tienen “propiedades afrodisíacas potenciales”, como: el azafrán, el chocolate, el ginseng y el clavo de olor. Mucho del componente de estimulación del deseo o placer sexual que tienen estas especias está en nosotros mismos y en todo el matiz erótico que acompañe el hecho de percibir sus exquisitos aromas y sabores, así como en la preparación de suculentos manjares con ellas.

“Es allí cuando entiendo que ese toque mágico afrodisíaco probablemente no esté solo en las especias en sí, sino en aquel que la reciba y por supuesto en la forma como lo reciba, perciba, asimile e interiorice” (ver cardamomo).

Por otro lado, dentro de toda esta onda de lujuria y pasión no podemos obviar ese lado tan sublime y sutil que tiene las especias en nuestras vidas. Y es que las hierbas y especias pueden llegar a ser la poseía más exquisita que alimenta nuestras almas, calienta nuestro aliento y nubla nuestras mentes.

¡Aquí les dejaremos dos extractos que quisimos regalarles en este día tan especial del amor y la amistad!

 por Jehanne Dubrow

Esta noche soy fruta y clavo. Soy bergamota.
Sumerjo una bolsa de té en la taza y dejo hervir
la tetera hasta oírle cantar. En ese momento,
una parte de mí recuerda como macerar
las cosas más oscuras-estos años he sido una vasija
de hojas quemadas, perfumadas con aceite de naranja…

Pimienta

por Adriana García

Es ardor, calor y pasión
es sublime, dulce e intenso
qué será lo que siento
miedo o deseo, no lo sé…
Solo sé que nubla mi mente,
estimula mis sentidos y me roba el aliento
penetra en mi con descaro absoluto
me hace suya
me atrapa y me libera
cómo es que siendo tan pequeña
tienes tanto poder…

Finalmente, en Cilantro pero no tanto, aún cuando no habíamos dedicado una publicación para hablar del efecto afrodisíaco de las especias (hasta ahora), si hemos asociado a algunas de nuestras consentidas de la cocina con las sensaciones estimulantes que despiertan en nosotras y que nos han inspirado al punto de dedicarles algunos acrósticos, versos, relatos de nuestra propia inspiración y de otros autores y hasta les hemos dedicado canciones que dan fe de sus encantos. Así lo hicimos con el azafrán, la canela, la pimienta rosa, la pimienta de Sichuan, la anardana (granada) y el cardamomo, entre muchos otros. ¿Qué tal si al finalizar dan un paseo por nuestro blog e indagan, con toda su picardía a flor de piel, cuáles de las hierbas y especias son capaces de despertar deseos más allá de lo conocido?

Ah y por pura curiosidad nos encontramos con este libro “Los alimentos del deseo…cocina para almas en celo”…de Maruja Dagnino. Creemos que irían de perlas con todo lo que les hemos descrito arriba y con lo que hablamos en el blog. Nos morimos por conseguirlo, devorarlo y compartirlo con ustedes. Este será uno de nuestros deseos en el 2018. A lo mejor y les damos una sorpresa!

Referencias
– Allende, I. Afrodita, cuentos, recetas y otros afrodisíacos. Nueva York, Editorial HarperCollins Publishers, 1997. 327pp.
– “Tea” by Jehanne Dubrow + almond poppy seed scones, disponible en: http://www.eatthispoem.com/blog/almond-poppy-seed-scones ¡No olvides descargar el extracto del libro que te ofrece al final de la entrada!
– Hierbas y especias – Siempre aromáticas y buenas compañeras, disponible en: http://paginasarabes.com/2014/04/06/hierbas-y-especias-siempre-aromaticas-y-buenas-companeras/
– Mistress of Spices: poderes mágicos de las especias de la India, disponible en: https://unmundodeluz.wordpress.com/2011/07/05/mistress-of-spices-poderes-magicos-de-las-especias-de-la-india/
– Condimentos para el amor, disponible en: http://www.primordiales.com.ar/estrenos/condimentos_para_el_amor.htm
– Especias para un buen sexo, disponible en: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/04/01/sexualidad/1301654639.html
– Aphrodisiacs from plant and animal sources—A review of current scientific literature, https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0963996911001451
– Alimentos del deseo: http://www.alimentosdeldeseo.com/

Clavo de olor

(Español: Clavo de olor o de especia; Portugués: Cravinho; Inglés: Cloves; Francés: Clou de girofle; Italiano: Chiodo di garofano)

Me atrevería a decir que el clavo de olor es una de las especias más aromática y potente que ha existido en la historia.

El clavo de olor tiene un aroma intenso y penetrante y su sabor es muy particular, es a la vez picante, astringente, ardiente, dulce e incluso se puede tornar amargo. Además, figura dentro de las especias que avivan e incentivan otros tipos de sensaciones: 

“Su aliento es como miel aromatizada con clavo de olor                                                     Su boca, deliciosa como un mango maduro                                                                   Besar su piel es como probar el loto                                                                                    La cavidad de su ombligo oculta acopio de especias                                                       Qué placeres yacen después, la lengua lo sabe,                                                               pero no puede decirlo”… (Srngarakarika, Kumaradadatta siglo XII; tomado de Afrodita)

DSC_1820-ModifierAsí como el azafrán, el clavo de olor es una especia que proviene de flores. Los clavos en particular constituyen los capullos o yemas florales, las cuales son recogidas a mano justo antes de que abran. Cuando el árbol ha alcanzado aproximadamente los seis u ocho años de edad, se extraen al menos 34 Kg de clavos que son separados de su pedúnculo y secados después al sol, de allí su color marrón oscuro. Dicha planta, denominada por algunos “clavero”, pertenece a la familia de árboles y arbustos perennes que son ricos en aceites esenciales, las Mirtáceas. El nombre científico aceptado actualmente es Syzygium aromaticum (Sinónimo Eugenia caryophyllata).

Es originario de las Islas Molucas o “Islas de las Especias” (Indonesia), en donde se acostumbraba sembrar un árbol para celebrar el nacimiento de un niño. Si dicho árbol florecía, significaría un buen augurio para el niño, y por tanto se le prepararía un collar de clavos de olor, como símbolo de protección contra las enfermedades y malos espíritus. Dada su elevada importancia económica (1 Kg equivalía a 7 g de oro), los holandeses mantuvieron un monopolio sobre esta y otras especias hasta el siglo XVIII. Fue introducido por Pierre Poivre en la isla Mauricio, después en las islas Seychelles. Actualmente se cultiva en las islas Zanzíbar y Pemba, en la costa este de África, donde se encuentran los mayores centros de producción. Asimismo se cultiva en el Caribe y Centro América.

DSC_1802-ModifierEn Venezuela el clavo de olor, así como la canela, siempre han estado ligados o los hemos asociado desde pequeños a los postres o dulces tradicionales como el arroz con leche, papitas o dulces de leche andinos, dulce de lechosa, conservas de coco, entre muchos otros. No obstante, es un participante predilecto que aromatiza y aporta su sabor tan peculiar, en algunos manjares salados como caldos de pescado, platillos con carne de cerdo, aves y en diferentes salsas. En especial en la salsa bechamel, su participación es un tanto curiosa, ya que se emplea junto con una hoja de laurel y una cebolla, en una especie de “aromatizador mágico” que se denomina cebolla piqué.

DSC_1834-ModifierAdicionalmente, el clavo de olor es un ingrediente esencial en diferentes mezclas de especias, como le hemos comentado anteriormente para la canela y la casia. En particular, forma parte de las cinco especias china, las cuatro especias francesas, garam masala de la India, la mezcla marroquí ras el hanout, el recado rojo o pasta de onoto de México, algunas combinaciones para currys y pare de contar.

Se preguntarán a qué se debe ese sabor y olor tan intensos de esta especia. El clavo de olor, es la especia que presenta la mayor concentración de moléculas aromáticas. Las sustancias volátiles representan hasta el 17% de su peso. Su carácter distintivo se debe principalmente al mismo compuesto fenólico presente en la canela y la casia, el eugenol, el cual constituye más del 80% de su aceite esencial. Sus propiedades medicinales se derivan de dicha composición. El clavo es empleado para combatir microbios, es antioxidante, repelente de mosquitos y debido a que adormece temporalmente nuestras terminaciones nerviosas, es empleado como calmante en dolores de muelas y en dentífricos o enjuagues bucales. Adicionalmente, se utiliza contra las nauseas y las indigestiones (para mayor detalles revisar Chaieb et al. 2007)

DSC_1827-ModifierCosas curiosas…
Un dato muy curioso pero a la vez muy útil es el uso que tenía el clavo de olor por los oficiales de la corte de la dinastía Han en China. Los cuales mascaban algunos clavos antes de dirigirse al emperador, con el fin de eliminar el mal aliento y de esta forma la dulzura de su aliento les garantizaban el hecho de ser aceptados.

En la antigüedad los clavos de olor, también eran importantes dentro de los rituales religiosos en las culturas japonesas y chinas. Eran empleados para fabricar inciensos y se decía que estos expulsaban a los demonios con su agradable aroma.

Esta especia además representa un componente primordial de los cigarrillos locales de Indonesia, llamados Kretek.

DSC_1825-ModifierQué podemos recomendarles…
El clavo de olor debe usarse en pequeñas cantidades en cualquiera de las preparaciones que deseen orquestar, en particular cuando se encuentra en polvo. Es muy difícil de moler, y por ello se recomienda emplear un molinillo eléctrico. Debe ser conservado en sus dos presentaciones en frascos herméticos, alejados de la luz, calor y humedad.

Algunas recetas…
Existe un sinfín de recetas suculentas en donde los clavos de olor participan. Me decidí por una de ellas, la Moussaka (pasticho de berenjenas) que además de deliciosa puede ser la perfecta escusa para hacer una reunión con los amigos y compartir la preparación de dicho manjar, y por su puesto de degustarlo!! Qué la disfruten!

Como siempre, sus comentarios, recetas, anécdotas e historias que compartan con nosotras serán muy valiosas y nos ayudarán a enriquecer este hermoso trabajo que les ofrecemos.

Referencias consultadas:

  1. Allende, I. Afrodita, cuentos, recetas y otros afrodisíacos. Nueva York, Editorial HarperCollins Publishers, 1997. 327pp.
  2. Buultjens, T. Especias para el Cuerpo. Kindle Edition, Baltimore, Publish America, 2012. 2170pp. (Edición Italiana).
  3. Cesari, C. Hierbas y especias de Venezuela y el mundo.  Armitaño Editores C.A., Caracas, Venezuela, 1994. 152pp.
  4. Chaieb K., Hajlaoui H., Zmantar T.,  Kahla-Nakbi A., Rouabhia M., Mahdouani K. y Bakhrouf A. 2007. The Chemical Composition and Biological Activity of Clove Essential Oil, Eugenia caryophyllata (Syzigium aromaticum L. Myrtaceae): A Short Review. Phytotherapy Research. 21, 501–506.
  5. de Rosamel, C. y Heinrichs, V. El gran libro de las especias. Orígenes, historia, características, propiedades. Editorial DeVecchi, Barcelona, 2006. 143pp.
  6. Green, A. Cocine con hierbas aromáticas y especias. Editorial Bonvivant, Ediciones Robinbook, Barcelona, 2011. 318pp. (Traducción de Eva Nieto Silva).
  7. Javier Muniesa y Mar Gavilán. Gastromonía & Cia (disponible en: http://www.gastronomiaycia.com/2009/02/01/clavos-de-olor/)
  8. McGee, H. La cocina y los alimentos. Enciclopedia de la ciencia y la cultura de la comida. Sexta edición, Barcelona, Editorial Debate, 2011. 941p. (Traducción de Juan Manuel Ibeas).
  9. Morris, S. y Mackley, L. 1999. Choosing and using spices. A definitive guide to spices and aromatic ingredients and how to use them – with 100 exciting recipes. Editorial Anness Publishing Limited, Singapore, 1999. 250pp.